Flora y fauna para descubrir en el Parque Batlle

En sus 60 hectáreas, este espacio ofrece una extensa variedad de flora y acoge a varias especies de aves. El parque ubicado a pocas cuadras del edificio Vitrium es un sitio especial para practicar ejercicios y para relajarse pero también para observar la diversidad de su flora y su fauna.

 

Frente a la avenida L. Morquio esquina Ricaldoni se encuentra el único ejemplar de abeto del parque, un árbol que llama la atención por su escasa.

 

De cara a la pista de atletismo, muy cerca del café Azabache, se encuentra un alcornoque, un árbol de hoja caduca, tronco sinuoso y rugoso y hojas planas de cuya corteza se obtiene el corcho. El ejemplar del parque se identifica fácilmente por el cartel que lo identifica como  Monumento Vegetal.

 

Los cedros son árboles grandes, de 25 a 50 metros de altura, con hojas con forma de agujas cortas agrupadas en ramos; en el Parque Batlle hay unos pocos ejemplares, ubicados sobre la Avenida L. Morquio.

 

Otra especie presente en este pulmón de la ciudad, es el ciprés, un árbol típico Montevideo con hojas de forma de agujas con escamas y pequeñas piñas redondas.

 

El cotoneaster, originario de Asia, también se encuentra en el Parque Batlle. Esta especie de la familia de las rosáceas, tiene flores pequeñas y frutos rojos –no comestibles-

 

Frente a la pista de atletismo, en dirección sudeste hay una drácena, un arbusto con varios troncos que puede alcanzar hasta los 5 metros de altura.

 

Hacia el noroeste de la pista de atletismo se halla un bosque de ginkgos biloba embelleciendo el paisaje. Estos árboles son únicos en el mundo y se consideran fósiles vivientes. Se identifican por su corteza grisácea con profundos surcos y sus hojas  de forma de abanico.

 

De forma adyacente al área de los ginkos, llama la atención el bosque de jacarandás, que florecen en noviembre y diciembre, Este árbol de flores lilas es un emblema del Uruguay.

 

En el Parque Batlle hay un buen número de ligustros dispersos por todo el terreno. Esta especie, originaria de China y Japón, tiene flores blancas y pequeñas, agrupadas en ramilletes y pequeños frutos –no comestibles- de color violáceo.

 

Varios ejemplares de ombú también pueden apreciarse en este espacio, que completa su fauna con ejemplares de: orejita de ratón, palo borracho, el pino, el timbó y varias palmeras.

 

La flora del parque comparte espacio con las especies de aves que se encuentran por toda la ciudad: la paloma doméstica, el gorrión y el hornero, la cotorra monje y el benteveo.

 

Para solicitar información comercial sobre nuestro proyecto 01 Parque Battle hacer click aquí